El nacimiento de Jesucristo fue así: María, su madre, estaba comprometida para casarse con José; pero antes de vivir juntos se encontró embarazada por el poder del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciar públicamente a María, decidió separarse de ella en secreto. Ya había pensado hacerlo así, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, descendiente de David, no tengas miedo de tomar a María por esposa, porque el hijo que espera es obra del Espíritu Santo. María tendrá un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús. Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados.” Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: “La virgen quedará encinta, y tendrá un hijo al que pondrán por nombre Emanuel.” (que significa: “Dios con nosotros”). Cuando José despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado, y tomó a María por esposa. (Evangelio de Mateo, capítulo 1, versiculos 18-24)

El Papa Francisco, en la mañana del 19 de marzo de 2020, la fiesta de San José, así como el Día del Padre, lanzó algo interesante para reflexionar sobre la «precisión» del carpintero José al definir las esquinas de la madera tanto como al habitar al «misterio», el espacio más allá del espacio. José es una escalada …

«Para educar a un hombre-Dios se necesitaba un hombre-Dios», dijo el Papa, «sin embargo, Dios eligió a un hombre para hacerlo, un hombre justo». Dios eligió a José, un simple carpintero, para educar lo que los cristianos consideran el Hijo de Dios mismo. Prometido esposo de María, vive de acuerdo con la ley judía, la Torá, porque es judío. Prometido, relación al amanecer, fiel al respeto por los tiempos, la graduación, el otro.

Pero… Su prometida está embarazada.

José era un simple carpintero, pero no tonto, sino todo lo contrario. Su reflexión es absolutamente lógica: «María está embarazada, se fue a la cama con alguien». Científico, matemático: si A implica B, entonces si ocurre A, ocurre B.

Pero … aquí la mayor grandeza de ese hombre tan simple. Ese hombre era sí un hombre pero era un hombre «justo». Solo porque siguió la justicia, pero ya esta no era la Torá, la ley judía, siendo él judío. Como enseña el episodio de la mujer adúltera traída por los judíos a Jesús, si José hubiera sido «legal» y «justo», habría denunciado a María.

La habrían apedreado. Muerta «según justicia».

Es interesante que el texto del Evangelio dice que José decide repudiarla en secreto porque era «justo». Entonces no le hace justicia por justicia. Esto significa que el Evangelio habla de una justicia más justa que la justicia divina, la de la ley judía, la Torá.

La escalada de José, su ascetismo, continúa.

Elige José, elige solo, en secreto, la extrema soledad de la violación de la ley. ¡Además, tienes cachos! Qué fuerza para estar solo en ese dolor, expectativas decepcionadas, Abramo matando a su hijo Isaac, Elías que quiere morir debajo de una planta.

Y es aquí que entra en juego Dios, inesperadamente.

«Mientras», durante este proceso de conciencia más justo que la justicia, «sin embargo», oponiéndose, hay un cambio.

Se le aparece un ángel, es decir, un mensajero, como se decía en griego antiguo. Con alas, quién sabe, sin duda alguien más que él, otra persona u otra idea, un sueño, pero en resumen: no él, no José.

La mano que bloquea al patriarca, los cuervos que alimentan al profeta …

«No tengas miedo». Pero por qué: ¿temía algo José? ¿Era por miedo que no se casaba con María? ¿Por qué más no lo haría? Si el ángel le dice que no tema, es porque temía casarse con ella, porque estaba embarazada de otro. ¿Qué significa este miedo? No podemos saber. Es un secreto de José.

Pero la escalada de José alcanza el ápice, la cumbre, el éxtasis: «¡obedece a mi, hijo!» La del ángel es una orden, «hizo lo que el ángel le ordenó». Una orden. Una orden que intercepta lo que estaba oculto bajo ese miedo.

¡José queda desenmascarado!

O tal vez, más que desenmascarado, es despojado. Despojado de su justicia. Despojado de su justicia «injusta», la justicia a su vez injusta. Conciencia correcta, equivocada, retorcida. Movimiento. Desde el bloqueo hasta la apertura, implosión.

«¡Correcto es lo que digo!», absurdo en tus oídos, loco en tus ojos … lógica ilógica, nueva lógica irracional, incorrecto, imposible. Isaac encontrsalvado, Elías ansioso por vivir.

María en los brazos de José.

El misterio es bienvenido en su trascendente, excesivo, inquietante y regenerador pasaje.

José, el artesano del misterio.


EL BLOG DE FILOSOFÍA POPULAR NO SE HA LANZADO OFICIALMENTE PORQUE TODAVÍA NO ESTÁ LISTO … PERO FALTAN MUY PERO MUY POCO … SI QUIERES ECHARLE UN VISTAZO : )